viernes, 16 de marzo de 2012

Razón + Emoción + Cuerpo + Etica = Oratoria 2.0


Un modelo de influencia con integridad

Nuestros cursos de Oratoria 2.0 y Portavocía no son un recetario para “hablar bien en público”, aunque nuestro enfoque es práctico y los métodos que aquí se enseñan tienen utilidad inmediata. No vendemos el método mágico para convertirse en el “vendedor del año”. Ni secretos alquímicos para conquistar a las masas y convertirse en presidente de gobierno. Tales cosas no existen. El método consiste en respeto por los demás y por nosotros mismos, claridad de objetivos, agudeza para percibir los cambios que inducimos y flexibilidad para cambiar nuestro comportamiento ante los imprevisibles giros que toman las cosas en las situaciones reales de oratoria y persuasión…Y práctica, mucha práctica.

A nadie se le escapa que la oratoria es una herramienta básica del liderazgo. Quien pretenda alcanzar puestos de dirección en la vida política, en la empresa, en el sindicato, en las organizaciones sociales, etc, necesita de la comunicación persuasiva y la oratoria. Dirigir es cada vez más persuadir y menos imponer. Y en la medida en que los públicos están más informados, la manipulación y el liderazgo autoritario lo tienen más difícil. No basta con “comenzar la presentación con humor, contar una anécdota, dirigirse al corazón del público y mostrarse simpático”, como rezan muchos manuales al uso, para ganar la adhesión de una audiencia.

La oratoria es también una poderosa herramienta de crecimiento personal. Las habilidades y destrezas que es necesario adquirir para ser eficaces como oradores implican un salto cualitativo en nuestra formación. Al mismo tiempo, esas destrezas necesarias para persuadir abren nuestros canales perceptivos y nos permiten ver, escuchar y sentir cosas que no percibíamos antes, ampliándose nuestra visión del mundo y de los otros.

Tal vez lo más importante sea que la oratoria nos obliga a acercarnos al mundo de los otros, a preguntarnos porqué piensan lo que piensan, cuáles son sus motivaciones, qué sienten, cuáles son los mecanismos que disparan el proceso de toma de decisiones. Al hacer eso, nos damos cuenta de que hay límites que no podemos rebasar. Aprendemos que el papel de la razón en la generación de opiniones y en la toma de decisiones es mucho menor de lo que pensamos. Tendemos más al consenso y no a la imposición. Aprendemos a respetar otros mapas del mundo distintos a los nuestros y, si nos hacemos responsables de nuestra parte en la comunicación como oradores, también nos hacemos más íntegros.

En el mundo de la educación, la terapia y el deporte de alta competencia, la oratoria se ha convertido en una herramienta poderosísima para motivar, cambiar comportamientos, combatir el estrés, la ansiedad, hábitos de estudio, etc.

Entrenadores punteros en el fútbol mundial han incorporado las técnicas que usamos en la comunicación persuasiva para lograr determinados estados mentales y físicos en sus jugadores. Muchísimos atletas de alta competencia usan esas mismas técnicas desde hace años para lograr marcas mundiales y olímpicas en multitud de deportes.

Grandes empresas someten a su equipo directivo de tomadores de decisiones a un entrenamiento regular en habilidades persuasivas como algo esencial en la labor de dirección de equipos, o en la reorientación de sus técnicas de venta.

Y, por último, si a usted no le interesa la política, está bien en su puesto de trabajo y no se plantea buscar ninguna promoción, y le tienen sin cuidado las reuniones de la casa de la cultura de su ciudad…Pues a usted también le interesa la comunicación persuasiva. Seguramente tendrá una compañera o compañero de vida consciente de sus derechos y deberes y que no simpatiza con el modelo patriarcal o matriarcal de familia. O tiene que lidiar con un o una adolescente rebelde –con causa o sin ella… Pues sí, usted necesita con urgencia de la Oratoria 2.0.